Arquitectura y Mercadeo

Soy de esa casta que pertenece a un limbo generacional, porque somos demasiado experimentados para ser millennials pero definitivamente no entramos dentro de la generación X por diferencias abismales. Tuve la fortuna de descubrir desde muy joven a lo que me he querido dedicar hasta el día de hoy y eso da una gran ventaja en cuanto a mantener la pasión necesaria que hace las veces de gasolina diaria y cultivar la curiosidad por naturaleza que siempre me ha despertado el área a la que me dedico, con la misma energía del primer día desde hace 12 años. Trabaje en un par de firmas de arquitectura, contando con el privilegio de haber tenido a un buen mentor por un tiempo, hasta descubrir que tenía justo lo necesario para alcanzar mi propia forma de ver el mundo.

Hoy llevo exactamente el mismo tiempo de lo que fue mi experiencia como empleada en una firma y de lo que ha sido el recorrido de ser la cabeza de mi propia empresa. Motivo para estar orgullosa teniendo en cuenta que en Colombia el 90% de la población activa laboralmente dice estar dispuesta a sacrificar su tiempo libre para trabajar en una idea de negocio y que el promedio de vida de una empresa en el país es de 5 años. La Clave? Muchas veces las personas más cercanas me lo preguntan, porque estaremos todos de acuerdo en que crear empresa es un deporte de alto riesgo; pues la clave es creer en una idea de negocio y empezar con un cliente. Saber que el propósito de su negocio va más allá de ganar dinero y manejar su tiempo.

Soy Diseñadora Industrial, a mi formación le debo la mente abierta para entender con facilidad que el cambio está a la vuelta de la esquina y que existen varias formas de hacer las cosas, pero aun asi obtener excelentes resultados. En mi forma de ver el mundo los espacios tienen un alma que es inseparable de quien los imagina pero más de quien los utiliza. Y es justo aquí donde el marketing siendo la ciencia que más ha ayudado a reducir la pobreza en el mundo y mejorar la calidad de vida de sus ciudadanos se hace indispensable en mi filosofía de trabajo. Esto representa crear enfoques que van mucho más allá de cómo se ven las cosas a como se sienten las personas, significa crear muebles y productos que apoyen y mejoren el comportamiento y las acciones humanas en la vida cotidiana. Significa restaurar el equilibrio humano en marcas y negocios que se han perdido.

En la arquitectura misma se ha revelado un instrumento de marketing muy poderoso para establecer la imagen diferencial necesaria, ante la necesidad de generar ventajas reconocibles para poder competir eficazmente en mercados. En su concepción básica, los arquitectos o diseñadores ofrecen el conocimiento necesario para obtener lugares que estén bien construidos y funcionen mínimamente para cubrir las necesidades requeridas. Pero la arquitectura, como hecho con un remanente cultural, pretende ir más allá y aportar una visión estética sobre el espacio que diferencie a sus usuarios como portadores de una identidad específica.

Durante los últimos 60 años, el marketing pasó de centrarse en el producto (Marketing 1.0) a centrarse en el consumidor (Marketing 2.0). Hoy vemos cómo el Marketing se transforma una vez más en respuesta a las nuevas dinámicas del entorno. Observamos compañías que amplían su foco desde los productos hacia los consumidores, y luego hacia las problemáticas de la humanidad. El Marketing 3.0 es la etapa en la que las empresas evolucionan de centrarse en  los consumidores, a centrarse en la humanidad, y en la que las ganancias se equilibran con la responsabilidad corporativa. De ahí la importancia de saber que el propósito de su negocio va más allá de ganar dinero y manejar su tiempo; se trata de generar bienestar e impactar ambientes.